Cuando cobrar te parece indecente

por | Feb 4, 2022 | DISEÑO HOLISTICO | 0 Comentarios

 Muchos místicos la llaman esencia o el propósito del alma. La singularidad que te habita es ese conjunto de elementos que te hacen única, único. Con todos esos elementos (dones, talentos, aprendizajes, habilidades) tu singularidad se expande al ponerlos al servicio de la comunidad. En ese punto, al conectar con tu singularidad es cuando cobrar te parece indecente en algunos casos.

☼ ♥ ☼

Si eres nuevo por aquí te invito a visitar mi sección de recursos de diseño holístico con una clase gratuita, materiales de diseño y hasta un libro. Pincha aquí y será oficial ¡ya estás en casa!

 

 

0. Las dudas a la hora de cobrar

¿Qué ocurre cuando vas a cobrar por tus dones y talentos? Pues que al principio puede surgirnos esta duda:

Pero si a mi esto no me cuesta nada hacerlo ¿cómo te voy a cobrar por esto?

¿Te resuena? Pues es muy posible que ya hayas conectado con tus dones y talentos y que los estés poniendo al servicio de tu comunidad y puede ser, que en este punto que cobrar te parezca indecente.

Desde un punto de vista místico no es necesario que cobres pero desde un punto de vista empresarial cobrar, no puede parecerte indecente.

Te explico la diferencia:

 

1. Cobrar desde un punto de vista místico 

Cuando conectas con tus dones y talentos, al ponerlos al servicio, haces fluir la energía más pura que hay en ti para ponerla al servicio de los demás. De esta forma tu singularidad se expande y tu SER también.

Desarrollas tu amor incondicional, tu compasión, tu pasión, tu gozo y disfrute por lo que haces y por tanto por la vida.

Estar al servicio con tu singularidad es la misión del alma. Es aprender a amarnos de la forma única  que cada alma sabe para inspirar al resto.

 

1.1 Los milagros existen

Cuando eso ocurre, vibras en abundancia y, aunque no cobres por tus servicios, el universo te va a traer aquello que hay en tu interior: ABUNDANCIA.

Quizás recibas una herencia, o te paguen muy bien en tu próximo trabajo o te enamores de un ser maravilloso. Algo tan sorprendente e inimaginable que cuando aparece en tu vida lo vives como un auténtico milagro.

Esta singularidad puesta al servicio puede ser cocinar desde el amor para tu familia, salvar gatitos de la calle o dejarle tu telescopio a tus vecinos.

Entiendo que en ese punto te preguntes ¿cómo voy a cobrar por eso si lo hago de mil amores?

 

2. Cobrar desde un punto de vista empresarial.

Si no cobras por tus servicios no hay empresa consciente o no que se sostenga. Para crear una empresa tienes que cobrar de forma directa o indirecta (al menos dentro del actual sistema socio-económico, no digo que en un futuro no existan alternativas)

Desde que inicié diseño holístico este tema ha sido común con todas las startups y empresas con las que he trabajado: “Poner el valor adecuado a tus productos o servicios” «cobrar sin que te parezca indecente»

¿Por qué? Pues porque esta comunidad es de seres conscientes que ya habéis conectado con vuestra singularidad o estáis en ello. Hay una parte dentro de vosotros (y de mi misma) que dice ¿cómo voy a cobrar más por esto? o  ¿con lo puro que es lo que estoy construyendo como lo voy a pervertir montando una empresa?

Lo entiendo. Te entiendo porque también yo he pasado por ahí. 

2.2 El despertar de conciencia del tejido empresarial.

El despertar de conciencia también es necesario desde dentro del propio sistema socio-económico. Es necesario en el tejido empresarial porque todo está unido. La salud de nuestra madre tierra está vinculada al nivel de conciencia de la industria de la moda por ponerte un ejemplo.

 Pensar que tú no vas a poder hacer nada porque eres una pequeña o mediana empresa es ningunear al dios-diosa que habita en ti.

Por todo esto te animo a que sigas adelante si ya estás con tu marca talismán. A que sigas los dictados de tu corazón y a que, por muy loco que te parezca, hagas aquello que te sale del SER.

Solo desde la coherencia del ser, el tejido socio-económico del planeta está dando su ansiado y merecido salto cuántico de conciencia.

 

Namasté